GAMBIA 2013 (II)

Del 14 al 25 de Noviembre

CRÓNICA (Parte I)
CRÓNICA
(Parte II)
FOTOS DE AVES
Y OTROS ANIMALES

Día 16 de Noviembre
Farasutu forest, Kampanti, Kalagi, Kwimella, Tendaba

Este día nos levantamos un poco antes, sobre las 6:00 horas, ya que, esa misma mañana partíamos hacia Tendaba y teníamos que organizar y hacer las maletas para irnos de viaje.

Desayunamos de nuevo en el hotel Senegambia un rico buffet libre, tal y como lo habíamos hecho los días anteriores.

Sentados en uno de los jardines, mientras dábamos cuenta de nuestro desayuno, vimos un Turaco gris occidental (Crinifer piscator) muy cerca, además de los nombrados en días anteriores. Esos no faltaban a la cita.

Hoy se añadía al grupo el conductor que traía Junkung, un chico joven llamado Cherino y sobre las 8:00 horas salimos del hotel con dirección al campamento Tendaba, aunque íbamos a tener varias paradas durante el viaje.

Después de pasar por varias poblaciones llegamos a Farasutu forest. Antes de internarnos en el bosque dimos una vuelta por los alrededores donde vimos a corta distancia, varios machos de Tejedor obispo norteño (Euplectes franciscanus) cantando a brazo partido y con unos plumajes nupciales que quitaban el hipo. Llegué a ver una hembra de esta misma especie con ceba, por lo que todo indicaba que estaban criando.

En un corto paseo hicimos nuevos registros de otras aves, como, Suimanga variable (Nectarinia venusta), Carraca coroniparda (Coracias naevia), Críalo listado (Clamator levaillantii), Toco piquinegro (Tockus nasutus), Estornino de Swainson (Lamprotornis chloropterus), etc.

En la entrada del parque de Farasutu había unos chicos recogiendo sandías y decidimos que era un buen momento para saborear 1/4 cada uno de esta deliciosa fruta, realmente estaba muy buena.

Sin perder tiempo, entramos al tupido bosque en busca de las estrellas de éste, los dos turacos, el Turaco violáceo (Musophaga violacea) y el Turaco persa (Tauraco persa), pero no hubo suerte, pero sí que vimos al salir a un claro del bosque, una preciosa Águila crestilarga (Lophaetus occipitalis). Un impresionante ejemplar que se dejó fotografiar a unos 70 metros, toda una gozada. También vimos Martín gigante africano (Megaceryle maxima), Martín pescador pio (Ceryle rudis), Alcaraván senegalés (Burhinus senegalensis), Estrilda de mejillas rojas (Uraeginthus bengalus) y Capuchino bronceado (Lonchura cucullata), entre otros.

Justo cuando abandonábamos Farasutu forest, divisamos un ejemplar de Cuclillo de Klaas (Chrysococcyx klaas). Fue el único que observamos durante todo el viaje.

Otro de los momentos del día fue cuando uno de los chavales que estaban ejerciendo como guardas en Farasutu forest, nos llevó a ver entre los arboles de un pequeño bosquete cercano, una impresionante pareja de Búho ceniciento (Bubo africanus). Uno de ellos estaba realmente cercano a nuestra posición.

Proseguimos nuestro viaje y la siguiente parada fue para comer en un lugar bien conocido por todos los birdwatchers, llamado Kampanti.

Comimos al pie de la misma carretera un bocata de sardinas y/o pollo enlatado que nos proporcionó Junkung. Lo interesante del lugar es el trasiego de rapaces volando que van de un lado a otro, además, hay una charca cercana en la que pudimos observar gran variedad de especies de aves.

Nos sobrevoló por encima de nuestras cabezas un Aguilucho caricalvo (Polyboroides tipus) y varios individuos de Alimoche sombrío (Necrosyrtes monachus). Cuentan que en ese mismo lugar se puede llegar a observar Águila marcial (Polemaetus bellicosus) o Águila volatinera (Terathopius ecaudatus) entre otras rapaces.

En la charca pudimos observar un esquivo Turaco violáceo (Musophaga violacea) muy oculto en lo alto de un árbol, el cual, voló delante de nuestras narices cruzando la pequeña laguna pudiendo apreciar su belleza, con unas primarias de un rojo vivo que nos hizo exclamar: "Vaya pasada". Además, Avemartillo (Scopus umbretta), Tórtola vinosa (Streptopelia vinacea), Alción senegalés (Halcyon senegalensis), Garcita verdosa (Butorides striatus), Toco blanquinegro (Tockus fasciatus), etc.

Antes de llegar al siguiente punto de parada, los humedales de Kalagi, paramos un par de veces sin apenas bajarnos del coche para observar un grupo de Abejaruco gorgiblanco (Merops albicollis) y unos cuantos Picabueyes coronigüaldo (Buphagus africanus) subidos encima de un burro.

Seguimos nuestro camino y llegamos a Kalagi. Este sitio es muy bueno en cuanto a sumar nuevas especies, aunque todas se encontraban muy lejos para la fotografía.
Alguna Golondrina senegalesa (Hirundo senegalensis), un lejano Buitre palmero (Gypohierax angolensis) y una pareja de Terrera orejiblanca (Eremopterix leucotis), fueron algunas de las aves que pudimos observar aquí.

Antes de llegar al campamento Tendaba y ya casi con el día terminado, paramos en un lugar llamado Kwimella, donde observamos Gorrión de Matorral (Petronia dentata), Gorrión cabecigrís (Passer griseus), Drongo ahorquillado (Dicrurus adsimilis), Urraca piapiac (Ptilostomus afer), Busardo langostero (Butastur rufipennis) y de nuevo varios Picabueyes coronigüaldos (Buphagus africanus) en lo alto de un burro.

Llegamos a Tendaba después de visitar un dormidero de Pelicano rosado (Pelecanus rufescens) muy cercano al campamento donde íbamos a pasar las siguientes dos noches.


Poblado gambiano

Niños gambianos en la puerta de Farasutu forest


Guille y Paco cerca de Farasutu forest

Niños yendo al colegio

Paco y Junkung estudiando muy aplicados

Kalagi

Guille con chavales en Kalagi

Pelicano rosado (Pelecanus rufescens)

Cherino, nuestro conductor, con niños



Día 17 de Noviembre
Alrededores de Tendaba (Manglares de Baobolong, P.N. Kiang West)


Paco andando por la sabana gambiana


Termitero en e P. N. Kiang west

Ángel explorando el terreno

Como todos los días salimos sobre las 7:30 horas. La jornada matinal de este día, nos iba a llevar en un bote por los caños de Baobolong, una zona de manglares a la otra orilla del campamento Tendaba en el rio Gambia.

Al principio fue un poco decepcionante, había pocos pájaros y los pocos que había muy tímidos para la fotografía e incluso para la observación, además, el día estaba muy gris.

Según iba entrando la mañana, había más luz y parece que los pájaros se dejaban ver de mejor manera. Pudimos ver como más destacado, Suimanga pardo (Anthreptes gabonicus), Alción cabeciblanco (Halcyon leucocephala), una enorme Garza goliath (Ardea goliath), una pareja de Martinete encapuchado (Gorsachius leuconotus) que estaban criando, Garceta intermedia (Egretta intermedia), Anhinga africana (Anhinga rufa), Cigüeña lanuda (Ciconia episcopus), dos preciosos Vinagos Waalia (Treron waalia), Martín pescador malaquita (Alcedo cristata), etc. Además, ya casi al salir de los caños, Junkung nos indicó a un árbol muy lejano, donde se veía perfectamente la silueta de la gran Águila marcial (Polemaetus bellicosus), una pena que estuviera tan lejos, ya que fue la única que vimos durante el viaje.

De vuelta al campamento, cuando íbamos cruzando el rio en el bote, vimos una silueta de una rapaz volando casi a ras del agua, era un halcón, cuando de repente hizo una pirueta girando sus garras hacia el cielo y cazando un pajarillo que en un principio no veíamos. Lo mejor fue, que con el pájaro entre sus garras nos pasó por encima de nuestras cabezas a escasos 7 u 8 metros. Una vez vista la foto, la rapaz es un precioso Halcón borní (Falco biarmicus) y el pobre pajarillo parece ser un Tejedor casero (Ploceus cucullatus).

Como llegamos algo pronto al campamento y nos quedaba tiempo para ir a comer, decidimos ir al poblado de Tendaba a dar a los niños unos caramelos y un poco de material escolar que habíamos traído. Realmente fue una pasada ver a esos niños con una sonrisa de oreja a oreja cuando les dábamos un simple caramelo. Alguno, te daba la mano y ya no te soltaba.

Después de la comida, salimos de nuevo de ruta. Esta vez, fuimos al Parque Nacional de Kiang West. La zona donde nos movimos era una sabana con grandes árboles dispersos y una buena zona para buscar al enorme Calao terrestre norteño (Bucorvus abyssinicus). No tuvimos éxito con éste último, pero sí que vimos varios ejemplares de Loro senegalés (Poicephalus senegalus), una pareja de Loro robusto (Poicephalus robustus), especie más difícil de encontrar que la anterior, Francolín biespolado (Francolinus bicalcaratus), muchas Cotorras de Kramer (Psittacula krameri), Estornino purpúreo (Lamprotornis purpureus), así como, muchas de las tórtolas más comunes.

Terminamos el día buscando Chotacabras rabudo (Caprimulgus climacurus) y Ganga cuadricinta (Pterocles quadricinctus). Al primero lo vimos de vuelta al campamento posado en el camino y a la segunda solamente la pudimos oír.

Esa noche cenamos con el grupo de Juanma Domínguez, Pacheco, Jose Mari Salazar y compañía, con lo cual, fue una cena con una amena charla y con muchos pájaros de por medio.

Nos acostamos algo tarde después de tomar notas en nuestros cuadernos de campo y hacer la lista de especies avistadas, que esto lo hacíamos todos los días a rajatabla.


Por los caños de Baobolong

Guille sufriendo las inclemencias del calor

La gente del polblado de Tendaba

Muelle en Tendaba




Cada vez que tiraba, sacaba..


Halcón borní (Falco biarmicus)

Restaurante en Tendaba

Niños bañándose


Niñas en Tendaba

Tendaba



Día 18 de Noviembre
Humedales de Massembe, Humedales de Soma, Charca de Solomón, Humedales de Kaur, Annex Lodge (Janjanbureh)

Nuevamente nos tocó levantarnos temprano. Una vez que desayunamos en el comedor del campamento Tendaba, fuimos a la habitación a hacer la maleta, hoy de nuevo teníamos que viajar, en esta ocasión a Janjanbureh (Georgetown), el punto más lejano que íbamos a llegar desde que llegamos.
En Tendaba nos despidieron un grupo de Tejedor casero (Ploceus cucullatus), un grupo de Estornino orejiazul grande (Lamprotornis Chalybaeus) y un Milano negro (Milvus migrans parasitus) que volaba bastante alto, pero sobre todo, la despedida que más me llenó fue la sonrisa de la gente del campamento como agradecimiento por nuestra visita.

A lo largo del camino hasta llegar a Janjanbureh, hicimos 3 paradas, la primera fue en un área en la que buscamos de nuevo el Calao terrestre norteño (Bucorvus abyssinicus), pero nuevamente no tuvimos suerte. Junkung preguntó a la gente de un poblado, llamado Massembé, pero éstos le dijeron que aunque la zona era muy buena, este año no los habían visto. Mientras Junkung preguntaba, pudimos anotar una nueva especie a la lista, Verdecillo dorsipardo (Serinus leucopygius).

Seguimos el camino y paramos en unos humedales cercanos a Massembé, donde vimos a muy buena distancia un precioso Pigargo vocinglero (Haliaeetus vocifer) y nos pasaron por encima de la cabeza una pareja de Loro robusto (Poicephalus robustus). También en un árbol cercano descubrimos un Gavilán gabar melánico (Micronisus gabar) acosado por una cuadrilla de Abubilla arbórea verde (Phoeniculus purpureus). Otros que vimos fueron, Cernícalo pizarroso (Falco ardosiaceus), Martín pescador pio (Ceryle rudis) y un grupo de Monos patas (Erythrocebus patas) subidos en un árbol a bastante distancia.

Proseguimos unos cuantos kilómetros más hasta llegar a los humedales de Soma. Esta es la única parte de la carretera que recorre el país por el sur del río, que está en obras. Nada más llegar, vimos un Pluvial egipcio (Pluvianus aegyptius) andando por la polvorienta carretera sin asfaltar. El limícola se desplazaba de un lado a otro en busca de comida y cuando pasaba alguna persona o vehículo, simplemente se apartaba un poco sin llegar a volar. Nos acercamos al ave y pudimos obtener alguna foto decente, a pesar, que la luz no era nada buena. Además, vimos un solitario Cormorán grande (Phalacrocorax carbo), varias Garcetas grandes (Egretta alba), Alcaraván senegalés (Burhinus senegalensis) y Avefría espolada (Vanellus spinosus), entre otros.

Pronto salimos de esa carretera en obras llena de polvo y cruzamos el río Gambia por el paso de Farafenni en un ferry. Una vez que cruzamos, paramos en el pueblo del mismo nombre donde compramos pan, insecticida, además de hacer innumerables fotos a la gente de aquella población.

La siguiente parada fue sobre las 12:00 horas en una charca pegada a la carretera, llamada Solomón, donde íbamos a comer y en la cual, bajaban beber cientos de aves.
La charca estaba repleta de Tortolita rabilarga (Oena capensis), Tejedor obispo norteño (Euplectes franciscanus), Quelea común (Quelea quelea), algún Escribano canelo (Emberiza tahapisi), Estrilda de mejillas rojas (Uraeginthus bengalus) y unas impresionantes aves con una cola extraordinariamente larga, eran Viudas del paraíso (Vidua interjecta). Tenía muchas ganas de observar a este pájaro desde que le vi en el libro de las Aves de Gambia y Senegal, una pasada de bicho.
Antes de seguir contando el viaje, quiero hacer un inciso para comentar algo que me llamó mucho la atención sobre el Tejedor obispo norteño (Euplectes franciscanus). Durante todo el tiempo que estuvimos en la costa e incluso en Farasutu forest, lugar que ya está algo hacia el interior, vimos estos pájaros en un plumaje nupcial de un rabioso color rojo, sin embargo, una vez que nos adentramos en el interior del país, ya habían cambiado la mayoría de las aves a su plumaje invernal. De los cientos de estas aves que caían a la charca, no pude apreciar ninguno con plumaje nupcial. Estaba claro que en estos lares los Tejedores obispo norteños (Euplectes franciscanus) criaban antes, aún estando a muy pocos kilómetros de la costa.

Mientras que preparaban todos los bártulos para comer, Guille y un servidor aprovechamos para ocultarnos debajo de un arbusto que tenía una hendidura y allí camuflados pudimos conseguir fotos cercanas de todas estas aves que bajaban a saciar su sed.

En el suelo había también muchas huellas de mamíferos. Éste hubiera sido un buen lugar para colocar una cámara de fototrampeo que llevábamos, pero estaba muy lejos del lugar donde íbamos a pasar la noche y hacía inviable poner dicha cámara.

Después de comer en este lugar, seguimos nuestro camino para alcanzar otros humedales llamados Kaur, donde nada más llegar nos recibió de nuevo, como en Soma, un Pluvial egipcio (Pluvianus aegyptius). El pájaro es elegantísimo en sus movimientos y la verdad que esos tonos azulados que tiene le hace un ave preciosa.

Además estos humedales estaban inundados de Canasteras comunes (Glareola pratincola), las había por miles y era todo un espectáculo cuando salían volando asustadas por el tamborileo que hacían con unos metales algunos paisanos para espantar a los pájaros de los arrozales cercanos.

También nos encontramos con un grupo de Terreras orejiblancas (Eremopterix leucotis), varios Alcaravanes senegaleses (Burhinus senegalensis), Golondrina daúrica (Hirundo daurica), etc.

Más tarde reanudamos el camino parando en una especie de sabana, donde vimos un grupo de Avefría coletuda (Vanellus tectus), un Toco piquinegro (Tockus nasutus) y oímos un Sisón senegalés (Eupodotis senegalensis).

Antes de volver a cruzar el rio para llegar a la isla que forma la población de Janjanbureh, hicimos una última parada ya casi sin luz en los humedales de Panchang, donde terminamos la jornada viendo Tejedor cabecinegro (Ploceus malanocephalus), Amaranta senegalesa (Lagonosticta senegala), Jacana africana (Actophilornis africanus), etc.

Dormimos en el hotel Annex en Janjanbureh.


Paco antes de cruzar por Farafenni

Pigargo vocinglero (Haliaeetus vocifer)


Ángel con una fila de camiones
en el paso de Farafenni


Busardo langotero (Butastur rufipennis)


Queleas y tejedores en la charca Solomón



Haciendo amigos


Niña gambiana



Rio Gambia, enfrente Janjanbureh


Otra niña gambiana


Viuda del paraiso (Vidua interjecta)

Mujer trabajando


Pluvial egipcio (Pluvianus aegyptius)


Ángel en Massembé

Típico transporte gambiano

Llevando agua a casa

Fatbirder's Top 1000 Birding Websites

© micuadernodecampo 2004