FINLANDIA 2014 (I)

Del 1 al 15 de Julio

 

CRÓNICA (Parte I)

Finlandia es un país que llevaba mucho tiempo dándole vueltas para viajar por muchas razones, sus paisajes, sus bosques y lagos, su fauna, etc.

El viaje a este singular país lo hicimos mi amigo de la infancia Antonio, junto con su mujer Mónica y sus dos hijos, Rocío y Antonio (8 y 5 años respectivamente), y nosotros tres, mi hija Iris (9 años), mi mujer Pepa y el que suscribe estas líneas, Quique Marcelo.

Aunque este no ha sido un viaje estrictamente pajarero, si no todo lo contrario, un viaje familiar y turístico como no podía ser de otra manera, siempre que pude hice hueco para ir a pajarear y fotografiar paisajes y animales, de hecho, pude ver 105 especies diferentes de aves, aunque, la gran mayoría fueron aves que se pueden ver en la península ibérica.


Mi opinión personal es que Finlandia es un destino muchas veces desesperante cuando te pones a buscar pájaros.
Ocurría con mucha frecuencia que después de andar durante varias horas por bosques y caminos, no escuchaba ni veía absolutamente nada, ya que la densidad de aves puede llegar a ser bastante baja, y la verdad, era bastante aburrido en muchas ocasiones, pero después de tanto insistir, siempre salía algo que te dibujaba una sonrisa en la cara. Ese es el problema de buscar aves forestales en un país con unos extensísimos bosques boreales. La cosa cambiaba algo cuando prospectaba zonas lacustres donde siempre encontraba algo interesante, aunque la mayoría de las veces muy lejos. No hay que olvidar que Finlandia posee alrededor de 190.000 lagos todos ellos rodeados de ese vasto bosque boreal que antes mencionaba.

De las especies que se pueden llegar a ver allí y que resultan difíciles o raras de encontrar en la península ibérica, se me escaparon muchas de ellas, pero es lógico, iba sólo y solamente empleaba alguna hora por la mañana para buscarlas y no todos los días, además, con el añadido que no era la mejor época, ya que las rapaces nocturnas han sacado ya sus pollos y son bastante difíciles de encontrar, así como, los paseriformes ya estaban en plena reproducción y se vuelven muy discretos, apenas cantan, o mejor dicho, no cantan nada.

Solía darme unos grandes madrugones (3:30 horas), para volver a desayunar al lugar donde estábamos alojados sobre las 9:00 horas y en muchas ocasiones me desplazaba 100 km para llegar al lugar donde iba a hacer la jornada pajarera y tampoco podía aguantar ese ritmo todos los días, que luego tocaba dar el callo con la familia.

La verdad que en un principio mi primera idea fue, no solamente visitar Finlandia, si no también, hacer una incursión a la península de Varanger en Noruega, pero dado el poco tiempo del que disponíamos y la kilometrada que nos iba a tocar hacer, deseché rápidamente la idea, y más, viajando con niños.
Aún así, dimos una gran vuelta a Finlandia, empezando nuestro viaje en Helsinki y desplazándonos hacia el norte por la parte Oeste del país, llegando a Oulu. Desde allí nos dirigimos a Rovaniemi, ya que allí se encuentra el pueblo donde vive Santa Claus y ese destino no nos lo podíamos perder, de lo contrarío, los niños nos hubieran matado. Desde Rovaniemi fuimos hacia Kuusamo, a pocos kilómetros de la frontera rusa, y bajamos pegados a dicha frontera por la parte oriental del país hasta llegar a Parikkala, en el sudeste de Finlandia. El último día volvimos a Helsinki para dirigirnos de nuevo a Madrid.

A la derecha se puede ver un mapa con los lugares donde hemos pernoctado. Pincha en él.



Día 1 de Julio
Madrid-Helsinki, camping Nokia (Tampere)

Volamos con la compañía Finnair por un precio de 277 euros por persona, saliendo nuestro vuelo desde el aeropuerto de Barajas (Madrid) a las 10:30 horas y llegando al aeropuerto internacional Vantaa de Helsinki sobre las 15:05 horas. Un viaje de 3 horas 35 minutos, teniendo en cuenta el cambio horario, en Finlandia es una hora más.

A pesar de llegar a las 15:05 horas, nos fue imposible salir del aeropuerto antes de las 16:30 horas, una vez que recogimos las maletas y los coches que teníamos alquilados con la compañía Avis a través de una web intermediaria, www.alquilerdevehiculos24.es, por unos 650 euros cada coche para los 15 días. Nuestro coche era un Opel Astra ranchera que nos fue suficiente para viajar cómodamente y con todo el equipaje en el maletero.

Nada más salir del aeropuerto fuimos a un supermercado Lidl, muy común en Finlandia, donde hicimos una gran compra para aguantar algún tiempo, además traíamos desde Madrid un jamón ibérico loncheado, un salchichón ibérico y un queso, todo ello envasado al vacío, y que nos dio un gran juego en muchos momentos del viaje.

Entre unas cosas y otras, llegamos pasadas las 22:00 horas al Camping Nokia en Tampere que distaba de Helsinki a más de hora y media, donde el día no dio para mucho más, simplemente contemplar el bonito lugar donde estaba instalado el camping, junto a un precioso lago.

Pese a ser un día completamente de transición, en el aparcamiento del Lidl logré ver mis primeras Gaviotas canas (Larus canus) y Cornejas cenicienta (Corvus cornix), así como en el lago del camping pude ver, Charrán común (Sterna hirundo), Somormujo lavanco (Podiceps cristatus), Barnacla canadiense (Branta canadensis), etc.


Camping en Nokia (Tampere)

Día 2 de Julio
Viaje desde Tampere al camping Hännilänsalmi en Viitasaari

Con la intención de madrugar y salir temprano para dar una vuelta y ver los habitantes alados de los alrededores, todo se vino al traste cuando al abrir la puerta de nuestra cabaña vi como caían chuzos de punta.

Realmente no podía salir con esas condiciones meteorológicas, aunque en la misma puerta tenía una familia de Ánade azulón (Anas platyrhynchos) comiendo hierba tranquilamente, además de alguna Lavandera blanca (Motacilla alba) y una pareja de Papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca) alimentando a sus pollos, todo esto aderezado con el sonido de fondo de las Gaviotas reidoras (Larus ridibundus) reclamando.

Toda la jornada estuvo lloviendo y este era uno de los días que íbamos a dedicar a los niños en el Parque temático de los Angry birds en Tampere. Los niños se lo pasaron "pipa", hasta que llegó la hora del cierre del lugar, saliendo pitando porque eran casi las 20:00 horas y nos quedaban para llegar a nuestro próximo destino más de 300 km. en Viitasaari.

Después de más de 3 horas de viaje pasadas por lluvia, llegamos sobre las 23:00 horas y mientras preparamos la cena y nos acostamos, nos dieron la 1:00 horas.

Solamente contar que vi como más destacable durante el viaje Gaviota cana (Larus canus), Gaviota argéntea europea (Larus argentatus), Corneja cenicienta (Corvus cornix) y Cisne cantor (Cygnus cygnus).



Nuestra cabaña y coche en el
camping en Nokia (Tampere)


Antonio entre patitos

Todo el grupo




Día 3 de Julio
De camino a Oulu


Despertamos en el camping y di una vuelta antes que el personal se levantara. Durante el recorrido por el camping, oí reclamar un Pico picapinos (Dendrocopos major) y vi Papamoscas gris (Muscicapa striata), Carbonero común (Parus major) y una preciosa pareja de Mosquitero silbador (Phylloscopus sibilatrix) buscando insectos para su prole. En ese momento empecé a padecer a los mosquitos que los había por miles en aquel lugar.

Algo más tarde desayunamos e iniciamos el viaje hacia el norte, hacia Oulu. Durante el viaje vi un Cisne cantor (Cygnus cygnus) en un lago y una solitaria Grulla común (Grus grus) en medio de un campo de labranza como más destacable.

Para comer, hicimos una parada a medio camino en un bonito lugar con un gran lago, no recuerdo el nombre, donde con el telescopio pude descubrir muy lejos un Colimbo chico (Gavia stellata), además de Charrán común (Sterna hirundo), Golondrina común (Hirundo rustica), Vencejo común (Apus apus), etc.

Llegamos a Tyrnävä, pueblo situado a unos 32 km de Oulu sobre las 6:15 horas. Trás una larga espera hasta que aparecieron los dueños de la casa donde nos íbamos a alojar, solamente hubo tiempo para una ducha, preparar la cena, cenar y a la cama pronto, que al día siguiente quería darme uno de los grandes madrugones del viaje, el despertador lo puse a las 3:00 horas.


En el camping Hännilänsalmi (Viitasaari)

Mosquitero silbador (Phylloscopus sibilatrix)

Bosque mixto de Abedul (Betula alba) y Pino silvestre (Pinus sylvestris)

Día 4 de Julio
Liminganlhati y Oulu


Vista desde el observatorio de Laminganlahti

Laminganlahti con Gaviotas enanas (Larus minutus)

El objetivo principal del día era ir a buscar Urogallo común (Tetrao urogallus) y Gallo lira (Lyrurus tetris) a unos caminos al Suroeste del centro interpretación de Laminganlahti, lugar que distaba unos 80 km de donde estábamos alojados, con lo cual, a pesar de sonar el despertador a las 3:00 horas no llegué al sitio hasta las 5:00 horas, ya que, además del tiempo que me llevó llegar al lugar, un Búho campestre (Asio flammeus) posado en un cable me entretuvo más de la cuenta.

Posiblemente, las 5 de la mañana es ya un poco tarde para encontrar a las Tetraonidas por los caminos, ya que éstas suelen salir a comer piedras más temprano, entre las 3 y las 5, según todos los trips consultados con antelación, con lo cual, no logré localizar ningún ejemplar.

Ya que me fue imposible descubrir ningún Urogallo ni Gallo lira, decido dirigirme a unas zonas propicias para Pico tridáctilo (Picoides tridactylus), pero éste tampoco aparece, ni tampoco ninguno de los búhos que allí habitan aunque estoy en una muy buena zona para ellos, ya que, veo varias cajas nido de diferentes tamaños, que quizás, pueden ser de Mochuelo boreal (Aegolius funereus), Mochuelo chico (Glaucidium passerinum) o Cárabo uralense (Strix uralensis), así como, un gran nido en lo alto de un pino que con toda seguridad perteneció a una pareja de Cárabo lapón (Strix nebulosa). No es una buena fecha, ya que todos estos ya han sacado sus pollos y una vez que ocurre esto son bastante difíciles de localizar porque se dispersan rápidamente por los densos bosques.

En contrapartida, si que logro ver muy bien, aunque fugazmente un precioso Grévol (Tetrastes bonasia) que me cruza volando a cámara lenta de un lado a otro del camino, lo mejor del día.

El siguiente destino al que fui es el centro de interpretación de Laminganlahti. En el camino veo varias Grullas comunes (Grus grus), Avefría europea (Vanellus vanellus), Zarapito trinador (Numenius phaeopus), etc.

Una vez en Laminganlahti, el centro de interpretación está todavía cerrado, normal, no son ni las 8 de la mañana. En los alrededores veo mucho Zorzal real (Turdus pilaris).

Luego me dirijo por uno de los caminos de allí a una torreta donde logro ver Archibebe común (Tringa totanus), Carricerín común (Acrocephalus schoenobaenus), Escribano palustre (Emberiza schoeniclus), mucha Lavandera blanca (Motacilla alba) y algún pollo de Lavandera boyera, de la subespecie thunbergi (Motacilla flava thunbergi), así como, Porrón moñudo (Aythya fuligula), Gaviota enana (Larus minutus) o Charrán común (Sterna hirundo) en la bahía que se puede ver desde allí.

De vuelta sobre las 10:00 horas al alojamiento, los animo a todos para ir a visitar el centro de interpretación de Laminganlahti, que yo me lo había encontrado cerrado. Muy chulo por cierto.

Una vez allí, vamos todos a la torreta y desde allí logro ver un par de Pigargos europeos (Haliaeetus albicilla) lejísimos, pero que se pueden identificar muy bien con el telescopio, además de Cuchara común (Anas clypeata), Ánade friso (Anas strepera), Porrón moñudo (Aythya fuligula), Combatiente (Philomachus pugnax), Andarríos bastardo (Tringa glareola), Silbón europeo (Anas penelope), etc.

Después de comer, nos dirigimos a una laguna con una pequeña entrada al mar, donde se cita en varios trips que es un sitio habitual de alimentación del Andarríos de Terek (Xenus cinereus), aunque me extrañó, porque no se veía ninguna orilla fangosa donde se pudiera alimentar los limícolas, así que después de más de dos horas de estar allí, no logramos verlo. En la pequeña laguna vimos, Tarro blanco (Tadorna tadorna), Avefría europea (Vanellus vanellus), Ostrero euroasiático (Haematopus ostralegus), Charrán común (Sterna hirundo), Lavandera blanca (Motacilla alba), etc.

Volvimos sobre las 19:00 horas a nuestra casita, porque además que estaba lloviendo bastante, parecía que teníamos una rueda pinchada del coche. Cené pronto, ya que al día siguiente iba a volver a madrugar, mientras los demás aprovecharon para darse una sauna.


Búho campestre (Asio flammeus)

Nido de Cárabo lapón (Strix nebulosa)

Grulla común (Grus grus)


Liebre europea (Lepus europaeus)




Escribano palustre (Emberiza schoeniclus)

Lavandera boyera (Motacilla flava thunbergi)

Archibebe común (Tringa totanus)

Archibebe común (Tringa totanus)

Cuchara común (Anas clypeata)


Tarro blanco (Tadorna tadorna)


Día 5 de Julio
De Oulu a Rovaniemi

Me levanté otra vez muy temprano, sobre las 3 de la mañana con la intención de ir de nuevo a unas pistas al Oeste de Liminka en busca de Urogallos (Tetrao urogallus) y Gallos lira (Lyrurus tetrix), y aunque la hora era muy buena, no hubo manera de encontrar ninguno. Eso sí, de camino a ese lugar me topé con 4 Alces (Alces alces) que realmente fueron lo que salvaron el día.

Algunas aves de las que vi a esas horas fueron Zarapito real (Numenius arquata), Avefría europea (Vanellus vanellus), Escribano cerillo (Emberiza citrinella), etc.

Más tarde hice un nuevo intento y fui a buscar a los Andarríos de Terek (Xenus cinereus) a la misma laguna del día anterior, pero tampoco hubo suerte, aunque una vez llegué a Madrid comprendí el motivo de no ver ningún ejemplar, el nivel de la laguna estaba altísimo, ya que unas fotos de otros amigos que habían estado 15 días antes se veía que la laguna estaba bastante seca y tenía unas isletas propicias para la alimentación de limícolas, lastima el tiempo perdido allí.

Antes de volver a la casa para desayunar, visité una laguna al lado del aeropuerto de Oulu, donde pude localizar, aunque nuevamente muuuy lejos, varios ejemplares de Negrón común (Melanitta nigra).

Una vez que desayunamos, emprendimos el viaje hacia Rovaniemi con la intención de llegar a una buena hora para visitar el pequeño pueblo de Santa Claus, pero la misma rueda del coche del día anterior nos chafó un poco el viaje, ya que seguía bajísima, a pesar que la habíamos inflado a tope el día anterior. Después de dar mil y una vueltas por Oulu buscando un taller para arreglarla, nos convencimos que no había ni uno solo abierto, allí no se trabajan los sábados.

De camino vimos nuestros primeros Renos (Rangifer tarandus), así como, multitud de Gaviota reidora (Larus ridibundus), Urraca (Pica pica), Corneja cenicienta (Corvus cornix), bastantes Grajas (Corvus frugilegus), etc.

Pasadas las 15:00 horas llegamos a la Casa de Papa Noel y hasta más allá de las 19:00 horas los chavales disfrutaron bastante.

Eran pasadas las 20:00 horas cuando llegamos a nuestro alojamiento en Rovaniemi, el Guesthouse borealis, donde cenamos y descansamos un rato, porque ese día teníamos previsto subir a las 00:00 horas a una colina para fotografiar el sol de medianoche.


Alce (Alces alces)

Típica señal de tráfico

Rovaniemi





Sol de medianoche

Escribano cerillo (Emberiza citrinella)


A partir de aquí está el Circulo Polar Ártico

 

CRÓNICA (Parte I)

Fatbirder's Top 1000 Birding Websites

© micuadernodecampo 2004