Costa Rica 2017 (V)

Del 10 al 30 de Agosto

PARTICIPANTES: Iris Marcelo, Pepa Penagos y Quique Marcelo

FOTOS DE ANIMALES

Día 27 de agosto
Río Savegre y viaje a Paraíso Quetzal

Me levanté a las 5:30 horas, un café y mientras que las chicas se levantaban, salí de la habitación y me puse a buscar bichos. Recorrí un sedero por detrás del lodge donde me dijeron que podría encontrar algún pájaro interesante, Allí, encontré un Sinsonte tropical (Mimus gilvus), y también Saltón gargantillo (Buarremon brunneinucha), Zorzal plebeyo (Turdus plebejus), Zorzalito de Frantzius (Catharus frantzii), Capulinero colilargo (Ptilogonys caudatus), etc.

Mas tarde sobre las 7:30 recogí a las chicas y nos fuimos a desayunar al restaurante del lodge. Nada más terminar hicimos las maletas, ya que, hoy dejábamos aquel lugar mágico que era el Río Savegre para dirigirnos a Paraíso Quetzal, a pocos kilómetros de allí, pero a bastante más altura.

Llegamos pronto a Paraíso Quetzal y la habitación no estaba preparada, con lo cual, hasta que nos la dieron estuvimos fotografiando colibríes en los comederos. La actividad en los comederos era extremadamente alta. Allí había colibríes por todos lados, entre los que destacaba el endémico Colibrí insigne (Panterpe insignis), un colibrí que según como le incida la luz, su garganta adquiere un tono fuego muy llamativo, realmente bonito. Otros colibríes que acuden a esos comederos son Colibrí magnífico (Eugenes fulgens). Chispita volcanera (Selasphorus flammula) y Colibrí verdemar (Colibri thalassinus).

Al poco tiempo, nos dan la habitación y nos acomodamos en una bonita cabina en lo alto de una ladera, con un ventanal que puedes ver desde un punto bastante alto el jardín que tienes abajo y un bosque lluvioso que se extiende hasta donde llega la vista, una virguería de sitio.

Sobre las 12:30 nos vamos a comer a una soda que hay en la carretera y al volver, como todas las tardes en esta zona del país, nos llueve a cantaros.

Cuando llegamos a la zona de habitaciones, entramos en nuestra cabina y sigue lloviendo bastante. Nuestra esperanza que pare es escasa, el cielo está bastante encapotado y no tiene pinta que vaya a parar, pero nuestro ventanal nos da la oportunidad de disfrutar de toda la fauna que pasa por allí, y no es poca.

Mientras las chicas descansan yo veo desde el ventanal Candelita collareja (Myioborus torquatus), Chingolo común (Zonotrichia capensis), Golondrina risquera (Petrochelidon pyrrhonota), Zorzalito piquinegro (Catharus gracilirostris) (endémico), Cerquero musliamarillo (Pselliophorus tibialis), Mosquero amarillento (Empidonax flavescens), etc.

La suerte cambia y veo que sobre las 16:00 horas para de llover, situación que no desaprovecho y salgo fuera a darme una vuelta.

La verdad que los pájaros están muy activos después del chaparrón. En primer lugar, encuentro una pareja de pícidos pequeños que están muy atareados buscando alimento por el suelo. Mirando en la guía, veo que se trata de Pico velloso (Picoides villosus), además también disfruto mucho con un grupo de Clorofonia cejidorada (Chlorophonia callophrys) y Cerquero patilargo (Pezopetes capitalis).

Ya con el día prácticamente terminado, vamos a cenar al restaurante del lodge y pronto vamos a dormir.


Sululta plain

Niño etíope

Poblado cerca de Sululta plain

Mono gelada (Theropithecus gelada)




Puente de los portugueses

Acantilados en Debre Libanos

Día 28 de agosto
Paraíso Quetzal

Jemma valley


Chico mirando por teleobjetivo

Con los paisanos en Jemma valley

Parecía el día de la marmota cada vez que me levantaba por la mañana, era prácticamente lo mismo todos los días, salía de la cama, me aseaba, un cafetito, me cepillaba los dientes, cogía los aperos de fotografía y los prismáticos, y a buscar pájaros.

La salida mañanera no fue nada del otro mundo. Recorrí un sendero monte abajo, pero la falta de visibilidad por lo enmarañado del lugar me daban pocas opciones de ver aves, aunque si pude observar Cerquero patilargo (Pezopetes capitalis), Cerquero musliamarillo (Pselliophorus tibialis), Clorospingo cejiblanco (Pselliophorus tibialis), Reinita carinegra (Basileuterus melnogenys), Zorzalito piquinegro (Catharus gracilirostris), Candelita collareja (Myioborus torquatus) y un precioso Mosquero cabecinegro (Empidonax atriceps), otra ave endémica para Costa Rica y oeste de Panamá.

Vuelvo a la cabina a buscar a las chicas y nos vamos a desayunar. Después del desayuno, nos dirigimos a los comederos de colibríes, que como siempre tienen muchísima actividad, pero sin ninguna sorpresa, allí están solamente las mismas 4 especies del día anterior, Colibrí magnífico (Eugenes fulgens), Colibrí verdemar (Colibri thalassinus), Chispita volcanera (Selasphorus flammula) y el colorido Colibrí insigne (Panterpe insignis).

La mañana avanza y decidimos darnos un paseo por un sendero que baja al río antes de irnos a comer. Este sendero nos lo aconsejó uno de los chicos del lodge cuando le pregunté por algún lugar donde pudiera ver Mirlo acuático norteamericano (Cinclus mexicanus), que como recordaréis, lo andaba buscando prácticamente desde que llegamos a Costa Rica.

El mirlo nos da nuevamente esquinazo y eran ya muchos intentos, aunque nos tuvimos que conformar con otros no menos interesantes, como un bonito Subepalo rojizo (Margarornis rubiginosus), un Trepatroncos coronipunteado (Lepidocolaptes affinis), o de nuevo la especie endémica que vi por la mañana, Mosquero cabecinegro (Empidonax atriceps).

Una vez bajada la empinada cuesta hasta llegar al río, ahora tocaba subirla. Al final la subida se nos hace bastante larga y llegamos muy cansados, dispuestos a coger el coche, ir a la soda de carretera del día anterior y comernos un buen casado para reponer fuerzas.

Así lo hicimos, disfrutamos de un buen casado con carne de ternera y a través de la ventana del restaurante veíamos como, al igual que cada tarde, empezaba a llover. Ya estábamos acostumbrados.

Cuando llegamos al lodge, la lluvia se había intensificado de manera notable, y al aparcar el coche nos tenemos que dar una buena carrera hacía nuestra habitación, pero eso no impide que lleguemos empapados.

Toda la tarde estuvo diluviando, con lo cual, la dichosa lluvia no nos da permiso para salir. Allí llovía como si no hubiera un mañana, pero tenemos un ventanal que vale su peso en oro, y desde allí, sentado en una silla con una cerveza en la mesa, puedo disfrutar de la fauna que pasa de un lado a otro. Era como estar en un hide con cristal espía.

Desde allí pude ver Pinchaflor plomizo (Diglossa plumbea), Subepalo rojizo (Margarornis rubiginosus), Pico velloso (Picoides villosus), una preciosa pareja de Capulinero negrigualdo (Phainoptila melanoxantha), Mirlo negruzco (Turdus nigrescens), etc. Las dos últimas especies citadas son también endémicas para Costa Rica y oeste de Panamá.

Cuando llega la hora de cenar seguía lloviendo, no paró hasta bien avanzada la noche, así que, nos pusimos los chubasqueros y fuimos al restaurante del lodge. Al terminar, vuelta a la habitación y pronto a dormir.


Separando la paja del grano

Elanio azul (Elanus caeruleus)


Niño etíope

Pared en Jemma valley

Niños en Lemi

Zorzal litsitsirupa (Psophocichla litsitsirupa)


Día 29 de agosto
Paraíso Quetzal y viaje a Rancho naturalista

Cortados de Ankober

Yo me levanté a las 5:30 con el día amaneciendo para echar un ratito pajareando, y la verdad, no se dio nada mal en la escasa hora y cuarto que disponía.

Elegí caminar el mismo camino que habíamos andado el día anterior hasta llegar al río. Primeramente, me encontré con un trogón que me cruzó el camino y tuve la suerte que se posó en una rama cercana, aunque bastante alto. Se trata de un Surucuá de vientre naranja (Trogon aurantiiventris), Había empezado muy bien el día, Uno más que no había visto hasta ahora y que seguía engordando la lista.

Al rato apareció una pareja de Cucarachero pechigrís (Henicorinha leucophrys) que los estuve disfrutando durante casi 10 minutos a muy pocos metros de mí, con un descaro inusual en esta familia de aves.

Al final, por fin llego al río y para redondear la mini jornada pajarera, me encuentro que el pájaro que me está esperando encima de una piedra es el deseado Mirlo acuático norteamericano (Cinclus mexicanus), un ave que la busqué con ahínco en el 2009 y no la había logrado ver, y en estos días de este viaje, había estado mirando en cada río que cruzábamos con el coche y ya creía que me iba a volver a Madrid sin verla, pero allí estaba.

Una gran alegría. Imaginad la cara de Iris cuando llegue a la habitación y la dije, tengo al Dipper, que así es su nombre en inglés. Ella ya se lo sabía de memoria que puente que cruzábamos, parada que hacíamos para buscarlo y siempre decía; "no hay dipper"

Hicimos las maletas y las cargamos en el coche, para nada más terminar de desayunar, salir rápidamente. Llegaba casi al final nuestro viaje, hoy tenemos que salir hacia nuestro último destino en Costa Rica, Rancho naturalista, cerca del volcán Turrialba, bastante lejos de Paraíso Quetzal. Queríamos salir lo antes posible para llegar allí pronto, y de esa manera, poder disfrutar todas las horas posibles de este día 29 y el día siguiente, porque el día 31 partiríamos hacia Madrid nada más desayunar y no queríamos que ningún contratiempo nos hiciera perder el avión de vuelta que salía a las 14:20 horas.

Sabíamos por amigos que, Rancho naturalista era un lugar que no dejaba indiferente a nadie, con una fauna ornitológica distinta a cualquier lugar de Costa Rica, con lo cual, no podíamos perder tiempo y nos pusimos manos a la obra.

Nos esperaba un largo camino que se hizo interminable, con un atasco en cada pequeño o gran pueblo por el que pasábamos, pero al final, llegamos.

Eran las 12 horas cuando llegamos a Rancho naturalista. Lisa, la propietaria del alojamiento no estaba, pero uno de los chicos nos dio la habitación y nos acomodamos. Por cierto, la habitación era enorme, con una balconada llena de comederos de colibríes, entre los que se encuentran, Colibrí nuquiblanco (Florisuga mellivora), Zafiro coroniazul (Thalurania colombica), Amazilia de cara rufa (Amazilia tzacatl), Mango pechiverde (Anthracothorax prevostii) y algunas veces aparecía el Colibrí coroniblanco (Microchera albocoronata) libando de las flores del jardín, a este no le gustan los comederos. Hablando de jardín, allí había otro tipo de comederos con fruta donde venían a comer diferentes especies de aves y mamíferos, como Chara papán (Cyanocorax morio), Cacique de Montezuma (Psarocolius montezuma) y un par de simpáticas Guatusas (Dasyprocta punctata). Por los troncos cercanos había un Picamaderos piquiclaro (Campephilus guatemalensis) buscando alimento. Se me salían los ojos de las órbitas al ver tanto pájaro.

Antes de comer, nos dimos un paseo por un camino, donde encontramos un cartel que dice: "Insect's light" y otro que pone, "Pool's hummingbirds", pero no llegamos a entender que es eso de la luz de insectos y la piscina para colibríes. El caso es, que por el camino pasamos por una especie de toldo y terminamos llegando a una especie de balcón en mitad de la selva, donde hay una pareja de estadounidenses que nos dicen que ahí, en un pequeño riachuelo que hay, llegan los colibríes a bañarse, pero no vemos nada y volvemos al lodge a comer.

A la hora de comer, hacían sonar una campana y todo el mundo que estaba allí alojado salía de sus habitaciones y se sentaba en la misma mesa, como una familia. La comida era rica, yo diría que de lo mejor que hasta el momento habíamos probado en Costa Rica. Era una auténtica pasada, comer en esa mesa, charlando con todo el mundo, mientras los colibríes revoloteaban alrededor de ti.

Al finalizar la abundante comida, llega Lisa, nos saludamos efusivamente, ya que, habíamos cruzado muchos mails antes de hacer la reserva y nos comenta que si queremos hacer una visita al rancho que hay como a 1 kilómetro. El rancho es de su madre y allí hay un muy buen pajareo, incluso me dice que, allí se está viendo Coqueta crestinegra (Lephornis helenae) y Coqueta adorable (Lophornis adorabilis) por las flores de su jardín. Son dos especies de colibríes muy pequeños, de los más difíciles de ver. Sin pensárnoslo, hacia allí vamos.

En el camino vemos un Ibis verde (Mesembrinibis cayennensis) bastante confiado, y luego, nos paramos y salimos del coche para ver un pedazo de loro que había en lo alto de un árbol seco, se trataba de un Loro senil (Pionus senilis), pero tan rápido como salimos del coche nos tuvimos que montar de nuevo y salir pitando, porque una especie de moscas grandes se abalanzaron sobre nuestras cabezas buscando zonas donde había pelo y allí quedaban enredadas. Como yo tengo poco pelo, iban a mis cejas, pero las chicas fliparon un rato. Al día siguiente, Mercedes la guía ornitológica que tuvimos, nos dijo que es un insecto de la familia de las avispas, muy molestas, pero no pican.

Seguimos el camino y llegamos a Rancho bajo, el rancho de la madre de Lisa. Por allí es verdad que hay un buen pajareo, pero como cada tarde, empieza a llover, con lo cual, estamos poco tiempo pero el suficiente para fichar alguna especie interesante, entre ellas, una bonita de hembra de Coqueta crestinegra (Lephornis helenae), además de Cerquero negrilistado (Arremonops conirostris), Tangara acollarada (Ramphocelus sanguinolentus), Bienteveo ventriazufrado (Myiodynastes luteiventris), Chachalaca cabecigrís (Ortalis cinereiceps), Platanero (Coereba flaveola), Titirijí común (Todirostrum cinereum), etc.

Llegamos al lodge, casi de noche y sin tiempo para más, descarga de fotos, ducha, cena y a dormir.


Barbudo perlado
(Trachyphonus margaritatus

Martín pigmeo africano (Ceyx pictus)

Colegio en Ankober




Paco y Elías en el río Melka Gebdu

Toco abisinio (Tockus hemprichii)

Día 30 y 31 de agosto
Rancho naturalista, Cerro Silencio y viaje a San José para la vuelta a Madrid

Hoy es nuestro último día en Costa Rica. Hemos quedado con Mercedes que, trabaja como guía ornitológica para Rancho naturalista. Ayer, cuando me encontré con Lisa y la pedí que, como era mi último día en Costa Rica, quería un buen guía para esta jornada, ella no lo dudó, y nos habló de dos buenos guías que tenía en el rancho, conocedores de toda la avifauna de la zona, Mercedes y Cali.

Cali va a acompañar a una pareja de estadounidenses que también han pedido un guía para hoy. y Mercedes, nos va a acompañar a nosotros. Mercedes es una chica joven, experta en toda la avifauna del lugar.

A pesar de su juventud y según nos contó Lisa el día anterior, es la mujer que más observaciones de aves tiene en Costa Rica según eBird.

eBird es una base de datos en línea donde los científicos, biólogos, naturalistas, pajareros, o simplemente, entusiastas en la búsqueda de pájaros, suben sus listas de observación de aves en tiempo real.

Por tanto, el despertador suena hoy muy pronto, a las 5:00 horas, y esperamos a Mercedes en la balconada comunitaria que tiene el rancho tomando un café.

Sobre las 5:30 empieza nuestro tour. En primer lugar, nos dirigimos hacia el mismo sendero que tomamos ayer, donde estaban esos dos carteles que no entendíamos muy bien, Insect's light y Pool's hummingbird.

Al poco de avanzar por el sendero, paramos en aquel toldo que vimos el día anterior en mitad de la selva, y encienden una gran bombilla. A ella empiezan a llegar insectos, polillas, etc. de todas partes. Es pronto y todavía está un poco oscuro el día, y mucho más debajo de aquellos grandes árboles selváticos.

La idea del Insect's light es, que acudan muchos insectos y polillas a la luz, y se posen en una especie de plástico blanco que hay muy cerca de la bombilla, porque, detrás de ellos vienen un montón de pájaros a por su ración diaria.

Está claro que me tuve que ayudar de un flash, dada la poca luz que a esa temprana hora había en el lugar, pero, merecía la pena hacer uso de ese flash e intentar fotografiar a toda esa legión de pájaros que acudían.

Las especies iban cayendo a plomo atraídos por los insectos que allí había. Mercedes nos dijo que había especies que, sin duda, de no ser por esta luz atrayente de insectos, sería bastante difícil verlos en el campo. Por nombrar algunos, Batarito cabecigrís (Dysithamnus mentalis), Copetón capirotado (Myiarchus tuberculifer), Cucarachero pechiblanco (Henicorhina leucophrys), Habia gorjirroja (Habia fuscicauda), Trepatroncos manchado (Xiphorhynchus erythropygius), Atila polimorfo (Attila spadiceus), Trepatroncos barrado norteño (Dendrocolaptes sanctithomae), Cerquero piquinaranja (Arremon aurantiirostris), Trepatroncos fuliginoso (Dendrocincla fuliginosais), Ticotico gorgiclaro (Automolus ochrolaemus), y un endémico para Nicaragua y Costa Rica que, tanto Cali, como Mercedes, para que nos diéramos cuenta de la relevancia de la observación, nos decían; "este es un pajarazo, hermanos", se trataba de Mosquero pechileonado (Aphanotriccus capitalis).

Allí estuvimos hasta las 7:00 horas, momento en el que sonó la campana para tomar el desayuno. Durante el desayuno, trazamos un plan con Mercedes para hacer hasta la hora del almuerzo. Cuando nos íbamos a meter en el coche para partir hacia Cerro Silencio, Mercedes nos señaló que había un Cacique cabecicastaño (Psarocolius wagleri) encima de un árbol, otra interesante especie.

Primeramente, fuimos a la base de Cerro Silencio. Al llegar nos recibió un ruidoso y nutrido grupo de Vencejo acollarado (Streptoprocne zonaris). Según íbamos caminando sendero abajo, nos íbamos encontrando pájaros, alguno de ellos muy interesantes, como un Busardo colicorto (Buteo brachyurus) que estaba volando a cierta altura, además, también vimos Bienteveo sociable (Myiozetetes similis), Eufonia coronirrufa (Euphonia anneae), Mosquero negro (Sayornis nigricans), Parula pitiayumí (Parula pitiayumi), Bienteveo cabecigrís (Myiozetetes granadensis), Golondrina aserrada (Stelgidopteryx serripennis), Golondrina gorgirrufa (Stelgidopteryx ruficollis), Cotorra catana (Pyrrhura hoffmannii), Tangara cabecidorada (Tangara larvata), Tangara goliplateada (Tangara icterocephala), etc.

Eran las 10:30 horas cuando decidimos irnos, pero una breve parada en el puente sobre el río de un pueblo cercano, nos da la posibilidad de ver una preciosa Tigana (Eurypyga helias) y un colorido Martín pescador amazónico (Chloroceryle amazona), dos aves que hasta el momento no habíamos visto en Costa Rica.

De allí, nos fuimos a la finca de la madre de Lisa, el Rancho bajo. El objetivo era encontrar el macho de Coqueta adorable (Lephornis adorabilis) que llevaba varios días por allí libando las flores del jardín. Antes de llegar, en el camino, vimos un macho de Trogón violáceo (Trogon violaceus) al que pudimos tomar algunas fotos, aunque estaba muy a contraluz.

Ya en Rancho bajo, encontramos un precioso ejemplar de Colibrí coroniblanco (Microchera albocoronata), y no muy lejos de allí, otros dos colibríes muy interesantes, una hembra de Coqueta crestinegra (Lophornis helenae) y otra hembra de Esmeralda afín (Chlorostilbon assimilis), aunque va pasando el tiempo y sigue sin llegar el deseado macho de Coqueta adorable. Al final son las 11:50 horas y nos tenemos que ir, porque, la campana para en almuerzo en Rancho naturalista suena a las 12:00. Una pena que no apareciera este difícil colibrí.

La hora del almuerzo es muy amena, charlando con toda la gente alrededor de la mesa, todos ellos alojados allí, y rodeados de comederos de colibríes. Casi al final del almuerzo, Mercedes coge sus prismáticos repentinamente y me indica que hay un Colibrí patirrojo (Chalybura urochrysia) posado en un árbol cercano a los comederos. Vaya alegría, este era un colibrí que no había visto hasta el momento. El único colibrí costarricense que tiene las patas rojas, de ahí, su nombre.

Después del almuerzo tenemos un par de horas libres, hasta las 15:30, las cuales, gasto intentando hacer fotos a los colibríes en vuelo, y Mercedes gasta este tiempo en hacer una gran lista de todos los pájaros que hemos visto hasta ahora en esta jornada.

A las 15:30 horas, nos dirigimos con Mercedes a ese otro lugar que el día anterior era un misterio para nosotros, Pool's hummingbirds, y ya os digo, que fue un lugar de me dejó totalmente atónito.

Una balconada en mitad de la selva para observar. Abajo había unas pequeñas piscinas naturales que ha labrado un arroyo y que, a esta hora, sobre las 15:30, vienen a bañarse todo tipo de pájaros.

Allí fichamos un interesantísimo y difícil colibrí, un macho de Colibrí hada occidental (Heliothryx barroti) que vino a bañarse, además de otros no menos interesantes, Zafiro coroniazul (Thalurania colombica), Colibrí cabeciazul (Klais guimeti), Colibrí morado (Campylopterus hemileucurus), Colibrí nuquiblanco (Florisuga mellivora), Orejero coronigrís (Leptopogon superciliaris), Mosquero aceitunado (Mionectes oleagineus), una hembra de Saltarín cuelliblanco (Manacus candei) y otra de Saltarín de barba blanca (Corapipo altera), Moscareta culiamarilla (Myiobius sulphureipygius), Tangara de Carmiol (Chlorothraupis carmioli), etc.

Sobre las 17:15 horas empieza a llover a mares y sin apenas luz, damos por finalizada la jornada. Allí dejamos bañándose a otro pájaro de los difíciles, un Tirahojas mexicano (Sclerurus mexicanus).

A las 18:00 horas suena la campana para cenar. Nuevamente, cena familiar, todos alrededor de la mesa y punto y final al día.

Nos despedimos de Mercedes, una excelente guía ornitológica que sin ninguna duda recomiendo a todo el mundo. Por aquí os dejo su teléfono y dirección de correo por si vaís por allí y queréis contactar con ella, aunque siempre la podríais encontrar en Rancho naturalista:
Tlf: +506 8580 3690
Mail: meche.alpizar@gmail.com

Al día siguiente, día 31/08, desayunamos pronto para llegar con tiempo al aeropuerto de San José. Nuestro vuelo salía a las 14:20 y queríamos estar allí, al menos, dos horas antes de la salida para no tener ningún imprevisto de última hora. Al final. llegamos al aeropuerto en hora y, de esta manera, nos despedíamos de un país, simplemente de ensueño y lleno de, como dicen los ticos, ¡¡¡PURA VIDA!!!


Sululta plain

Niño etíope

Poblado cerca de Sululta plain

Mono gelada (Theropithecus gelada)




Puente de los portugueses

Acantilados en Debre Libanos

FOTOS DE ANIMALES

Fatbirder's Top 1000 Birding Websites

© micuadernodecampo.com 2004
Web diseñada, mantenida y actualizada por Quique Marcelo

Página optimizada a 1024 x768