Etiopía 2016 (I)

Del 8 al 20 de Febrero

PARTICIPANTES: Guillermo Muñoz, Paco Bustamante, Ángel Cabo y Quique Marcelo

CRÓNICA
(Parte I)

Hay muchos lugares en el mundo a los que le gustaría ir a un amante de la naturaleza y fotógrafo como yo, eso está claro. Etiopía es uno de esos países que siempre me habían contado que si algún día tenía la oportunidad de ir, no desaprovechara la ocasión, porque es verdad que no te puede ofrecer leones, leopardos, ñus, elefantes, jirafas, etc. a diferencia de esos otros grandes países africanos, como Kenia, Tanzania, República Sudafricana, etc., ya sea porque no hay éstos grandes mamíferos o porque son muy escasos en tierras etíopes, pero sí que te puede ofrecer un abanico de hábitats muy variado, como grandes lagos, planicies de alta montaña por encima de los 4000 msnm, bosques primarios con una gran biodiversidad, sabanas interminables con grandes acacias salpicadas en el paisaje, etc., y todos ellos con una fauna como en pocos sitios he visto de los que he estado. No es un país con una gran variedad de mamíferos, aunque llegamos a ver 28 especies diferentes de éstos, ahora, pájaros hay hasta debajo de las piedras, en cualquier lugar y a cualquier hora. También hay que mencionar que existen varias especies de mamíferos y más de 30 especies de aves endémicas para Etiopía o para el Cuerno de África (zona que conforman los países de Eritrea, Djibouti, Somalia y Etiopía), esto quiere decir, que no se pueden encontrar estos animales en ningún sitio más del mundo. Llegamos a ver y poder identificar, 28 especies de mamíferos y 326 especies de aves, de las cuales, 96 de ellas han sido "bimbo" para mí, o sea, las he observado por primera vez.

Todo esto unido a que es un país bastante seguro, con una gente simpática y amistosa, la cual, siempre te recibe con una sonrisa en la cara, que es un país bastante económico, y un largo etc., hace que sea uno de esos destinos que no puedes dejar escapar si tienes la oportunidad.

Etiopía, tal y como he comentado anteriormente, está ubicado en el llamado Cuerno de África, en el Este del continente, tiene una extensión de 1.127.127 Km², más de 2 veces España, y aunque bastante pobre, se puede considerar como uno de los países africanos que más han avanzado en todos los aspectos en los últimos años.

La lengua oficial es el amárico y su moneda es el birr etíope, que equivalía aproximadamente en el momento de nuestro viaje a 1 € = 23,5 birrs. Es un país bastante barato en el que se puede comer por unos 80 ó 100 birrs y alojarte por un precio también muy asequible.

En cuanto a las medidas sanitarias, hemos tenido que tomar una pastilla diaria contra la malaria 2 días antes del viaje, durante nuestra estancia y los 7 días posteriores una vez finalizado el viaje, además de la vacuna contra la fiebre amarilla.

Si viajas alguna vez a Etiopía, es muy recomendable llevar algún regalito para los niños, como pequeños juguetes, lapiceros, bolígrafos, libretas, etc., te lo agradecerán muchísimo y seguramente sea para ti un magnífico instante. Esa sonrisa de los pequeños cuando les das cualquier cosa es realmente un momento muy emotivo y gratificante.

Hemos conducido más de 3000 km por carreteras etíopes, alguna de ellas, sobre todo en el sur, estaban en peor condiciones que los caminos de cabras de mi pueblo, pero ha sido un viaje muy gratificante, en constante contacto con la naturaleza y disfrutando de primera mano de las costumbres y cultura de los etíopes.

Los lugares prospectados han sido desde la zona de Debre Libanos, área más al norte que hemos visitado, hasta pueblos al sur a menos de 100 km de la frontera de Kenia, recorriendo el gran valle del Rift de norte a sur, ubicado en la parte central del país, en el cual se encuentran algunos de los lagos más grandes de África.

Antes de comenzar la crónica día a día, quiero dar las gracias a mis buenos amigos, Manolo Arribas, Fede Roviralta, Alfonso Rodrigo, Cosme Damián Romay y José Portillo por su precisa, interesante y útil información que me han pasado sobre el país y su fauna, al igual que a Pilar Pueyo por su inestimable ayuda y consejos sobre la cultura y costumbres de los etíopes.

En la crónica pocas fotos de animales vais a encontrar, ya que, he decidido separar las fotos de anímales en otra página diferente y dejar aquí solamente fotos de los lugares y gentes que allí hemos encontrado.
Para ver las fotos de los animales podéis pinchar en el siguiente enlace que también podréis encontrar a lo largo de la crónica:

FOTOS DE AVES Y OTROS ANIMALES

MAPA DE LOS SITIOS QUE VISITAMOS DIVIDIDO EN DOS ZONAS, PINCHA SOBRE ELLAS



Día 8 de Febrero
Addis Abeba - Llanuras de Sululta y área de Debre Libanos

Nuestro viaje empezó para Paco, Guille y un servidor (Quique) el día 6 de Febrero, cuando nuestro vuelo de la compañía Turkish airlines salió de Madrid sobre las 18:15 horas con destino Estambul, donde llegamos sobre las 23:30 (hora turca). En Estambul tendríamos una "laaaarga" escala de 19 horas, con lo cual, dormimos esa noche en un hotel céntrico hasta que nos despertó Ángel a la mañana siguiente, porque él viajó desde Madrid a Estambul en otro vuelo diferente al nuestro.

La primera anécdota destacable del viaje es la noticia que nos trae a la habitación Ángel, "Vengo sin maleta, no ha llegado mi maleta a Estambul, ya he puesto la reclamación y esta tarde cuando salgamos con destino a Etiopía, preguntaré por ella".

La primera exclamación que se escuchó en la habitación, fue un "no jodas" mirando todos atentamente a Angelito por si nos quería tomar el pelo, pero rápidamente nos dimos cuenta que no estaba de broma, y sin más, le dimos ánimos comentándole que si al final no aparecía no se preocupara que nos apañaríamos entre todos como sea.

Sin más esperas, nos vestimos, fuimos a desayunar y salimos a turistear por la ciudad (ya día 7) con la intención de visitar alguno de los lugares más turísticos de Estambul y también con la consigna de comprar un cargador para la cámara Canon 50D de Ángel, ya que, toda la óptica la llevaba en su maleta de mano, pero todos los cargadores los llevaba en la maleta que viajaba en la bodega del avión y teníamos que ser previsores, por si acaso.

Como ya he comentado, echamos casi todo el día por Estambul donde pudimos ver un buen número de Cornejas cenicienta (Corvus cornix). Después de comer, un taxi nos llevo hasta el aeropuerto. Nuestro vuelo salía a las 18:45 horas.

La llegada a Addis Abeba fue sobre la 01:00 (hora etíope) y mientras recogimos las maletas e hicimos los trámites de visado, no eran menos de las 02:00 cuando pudimos salir del aeropuerto. Allí, en la puerta del aeropuerto nos esperaba Elías Bayou, el guía que nos iba a acompañar durante todo nuestro viaje.

Elías vino con un conductor llamado Fishea y nos llevaron al hotel Lalibela, muy cerca del aeropuerto para pasar la noche.

A las 06:30 horas sonó el despertador, ya el primer día iba a ser duro, porque nos habíamos acostado el día anterior a las 03:00 horas aproximadamente, pero estábamos muy contentos porque en ese momento empezaba nuestra aventura por tierras etíopes.

Después de desayunar en el hotel, vimos nuestras primeras especies en los alrededores del hotel, como Serín culipardo (Serinus tristriatus) y Tórtola senegalesa (Streptopelia senegalensis), luego, emprendimos viaje hacia el norte, aunque hay que decir que esta primera jornada fue un poco caótica, sobre todo al principio del día, ya que, habíamos salido un poco más tarde de lo previsto y nos habíamos encontrado con mucho tráfico. Todo esto era normal, o al menos así nos lo contaba nuestro conductor Gigi.

Elías nos dijo que en los tres primeros días íbamos a tener como conductor a Gigi y luego cambiaríamos de conductor y ya estaría Fishea hasta el final del viaje.

Antes de llegar al primer lugar donde nos dirigíamos, la planicie de Sululta, hicimos una parada para ver y fotografiar a nuestra primera endémica, un grupo de Ibis carunculado (Bostrychia carunculata) que se estaban alimentando en unos prados al lado de la carretera.

Antes de llegar a los llanos de Sululta, pudimos ver muchos Milanos negros africanos (Milvus migrans aegyptius), muchos de ellos apostados en los mismos pueblos que íbamos atravesando y también pudimos ver volando alto un Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus).

Pasadas las 09:30 horas, llegamos a Sululta, que son unas grandes extensiones de terreno, que se deben inundar totalmente en la época de lluvia, recorrido por un arroyo. Aquello era un hervidero de vida, donde pudimos ver cuatro endemismos en muy poco tiempo y casi sin hacer ningún esfuerzo, Terrera de Erlanger (Calandrella erlangeri), Ganso aliazul (Cyanochen cyanoptera), Bisbita abisinio (Macronyx flavicollis) y el anterior citado Ibis carunculado (Bostrychia carunculata).

También pudimos ver Águila rapaz (Aquila rapax), Busardo Augur oriental (Buteo augur), Cistícola lúgubre (Cisticola galactotes lugubris), Buitre orejudo (Torgos tracheliotus) volando muy alto, Collalba Isabel (Oenanthe isabellina), Collalba pía (Oenanthe pleschanka), un precioso Roquero rojo (Monticola saxatilis), etc.

Más tarde, reanudamos la marcha parando en un pueblo llamado Chancho, donde cambiamos dinero y comimos en un restaurante una carne hecha a la brasa que estaba bastante rica por unos 285 birrs, bebida y café incluido.

Sobre las 16:00 horas llegamos a nuestro siguiente destino, el hotel Ethio-german, junto al famoso puente de los portugueses, muy cerca del monasterio de Debre Libanos. Nada más bajarnos del coche vimos muy cerca de allí una familia de Babuinos Gelada (Theropithecus gelada), con el gran macho al frente. Fue un buen momento, donde las cámaras no paraban de disparar.

Los alrededores del hotel y el puente de los portugueses estaba lleno de pájaros, donde podríamos destacar Roquero imitador (Thamnolaea cinnamomeiventris), el endémico Zorzal hormiguero de Rüppell (Myrmecocichla melaena), Alcaudón fiscal (Lanius collaris), Papamoscas chocolate (Melaenornis chocolatinus), Chagra de Senegal (Tchagra senegalus), Buitre moteado (Gyps rueppellii), Cuervo colicorto (Corvus rhipidurus), Cuervo del Cabo (Corvus capensis), etc.

Aunque el momento cumbre fue cuando Elías nos avisó que un bando de Pardillos de Ankober (Carduelis ankoberensis) nos había cruzado por encima de nuestras cabezas y se habían posado en unas rocas, donde los pudimos observar a placer, aunque nada de fotos, ya la luz era muy pobre.

Con el día terminado, volvimos andando al hotel. En el camino escuchamos un Búho del Cabo (Bubo capensis), además pudimos ver otro grupo de Babuinos Gelada (Theropithecus gelada), Turdoide culiblanco (Turdoides leucopygia), Estornino piquiblanco (Onychognathus albirostris) y Estornino picofino (Onychognathus tenuirostris).

Esa noche cenamos un plato de pasta a la luz de las velas, se había ido la luz, cosa que sería frecuente a lo largo del viaje.


Sululta plain

Niño etíope

Poblado cerca de Sululta plain

Mono gelada (Theropithecus gelada)




Puente de los portugueses

Acantilados en Debre Libanos

Puente de los portugueses

Ganso aliazul (Cyanochen cyanoptera)

Día 9 de Febrero
Jemma Valley, Debre Birhan y Debre Sina

Jemma valley


Chico mirando por teleobjetivo

Con los paisanos en Jemma valley

Este es el día que más temprano nos hemos levantado de todos los que hemos estado allí.
El despertador sonó a las 03:30, porque habíamos quedado con Elías a las 4:30 para llegar antes del amanecer al valle del río Jemma.

Teníamos que llegar antes del amanecer porque es el mejor momento para ver a los francolines en ese inmenso valle. Ellos a primera hora comienzan a buscar comida y es el momento del día que están más activos.

Cuando llegamos todavía no se veía apenas, era prácticamente de noche, pero en cuanto empezó a amanecer, pudimos oír un Francolín de Erckel (Pternistis erckelii) cantando y poco más tarde llegamos a ver 4 ó 5 Francolines de Harwood (Pternistis harwoodi). Esta especie era realmente el objetivo de nuestro viaje a Jemma. Durante un buen rato, estuvimos disfrutando de éstos, aunque siempre bastante lejos, nosotros estábamos situados en la parte alta de una ladera, mientras que ellos se encontraban en el fondo del valle.

También en este lugar pudimos ver Zorzal hormiguero de Rüppell (Myrmecocichla melaena) y Collalba pía (Oenanthe pleschanka).

El siguiente lugar a donde nos dirigimos fue a un gran cortado para buscar alguna rapaz, pero no había nada destacable, salvo un buen grupo de Paloma etíope (Columba albitorques) y un solitario Halcón gris (Falco ardosiaceus) que pasó volando a gran velocidad. También en un árbol cercano vimos Amaranta senegalesa (Lagonosticta senegala) y Azulito carirrojo (Uraeginthus bengalus).

Después de estar buena parte de la mañana en tierras altas, empezamos a descender con destino a Lemi. Allí desayunamos y nos mezclamos entre una multitud de niños, los cuales, les encantaba que les tomáramos fotos.

Salimos de aquel pueblo muy tarde, ya que, tardaron una eternidad en prepararnos el desayuno en el único bar que existía allí.

Sentados en aquel bar, veíamos en un árbol cercano Cuervo pío (Corvus albus), y Milano negro africano (Milvus migrans aegyptius) comiendo algún despojo que habrían encontrado por aquel pueblo.

Luego emprendimos viaje hacia Debre Birhan, e hicimos bastantes paradas, donde pudimos ver y tomar fotos de Alcaudón fiscal (Lanius collaris), Águila cafre (Aquila verreauxii), Busardo Augur oriental (Buteo augur), Terrera de Erlanger (Calandrella erlangeri), Ganso aliazul (Cyanochen cyanoptera), Avefría lugubroide (Vanellus malanopterus), Cuervo del Cabo (Corvus capensis), Grulla común (Grus grus), Elanio azul (Elanus caeruleus), Collalba de Botta (Oenanthe bottae), Collalba Isabel (Oenanthe isabellina), etc.

Al llegar a Debre Birhan, paramos en el Hotel Eva, propiedad de una ex-atleta etíope, donde pasaríamos la siguiente noche.

Llegamos al mediodía y ya aprovechamos para comer un cordero asado al estilo etíope y ternera con salsa, por cierto, bastante bueno por 620 birrs con bebida y postre.

Para terminar el día nos desplazamos hacia Debre Sina, un área de acantilados, la cual dicen de ella, que es el mejor lugar para ver al endémico Pardillo de Ankober (Carduelis ankoberensis), pero a nuestra llegada había una niebla que no se veía a un palmo y ésta duró hasta que anocheció, con lo cual, fue imposible buscar a los pájaros.

Aún así, vimos Babuino Gelada (Theropithecus gelada), Damán del Cabo (Procavia Johnstoni) y 4 preciosos Chacales dorados (Canis aureus).

Llegamos de nuevo al hotel sobre las 20:30, después de un tortuoso descenso por la carretera de noche y con niebla, porque conducir de noche por cualquier carretera etíope es bastante peligroso, porque su manera de conducir no es nada segura.

Ducha, cena y a la cama.


Separando la paja del grano

Elanio azul (Elanus caeruleus)


Niño etíope

Pared en Jemma valley

Niños en Lemi

Zorzal litsitsirupa (Psophocichla litsitsirupa)


Día 10 de Febrero
Río Melka Gebdu y viaje al Parque Nacional de Awash, vía Addis Abeba

Cortados de Ankober

05:25, esa era la hora, la cual, nuestro despertador sonó. Nos levantamos rápido, ya que, Elías nos esperaba a las 06:00 para dirigirnos a unos cortados cerca del pueblo de Ankober, con el fin, de hacer un nuevo intento para buscar al dichoso pardillo.

Desde lo alto del cortado, no logramos ver ninguno de éstos, pero sí que pudimos ver una preciosa Águila cafre (Aquila verreauxii) posada sobre lo alto de una roca mirándonos de forma altiva.

Continuamos nuestro camino haciendo una parada en un pueblo llamado Aligu Amba, donde vimos Toco abisinio (Tockus hemprichii) a menos de 10 metros de nuestra posición, Azulito carirrojo (Uraeginthus bengalus), Abejaruco pechiazul de la subespecie lafresnayii (Merops variegatus lafresnayii), Suimanga pechiescarlata (Chalcomitra senegalensis), Suimanga de Tacazze (Nectarina tacazze), etc., pero nuestro destino era un pequeño arroyo que desembocaba en el río Melka Gebdu. El objetivo de este lugar era intentar ver a otro de los endémicos de Etiopía, el Serín gorgigüaldo (Serinus flavigula).

Cuando llegamos recorrimos un camino cercano donde nos encontramos con un espectacular Barbudo perlado (Trachyphonus margaritatus) buscando alimento en la base de unos arbustos, luego llegamos al arroyo, parando en un pequeño charco donde bajaban innumerables pájaros a beber. Entre ellos había, Martín pigmeo africano (Ceyx pictus), Amaranta senegalesa (Lagonosticta senegala), Pájaro ratón común (Colius striatus), etc.

Más tarde anduvimos el arroyo en una zona que estaba casi seca, encontrándonos muchos pájaros en nuestro camino, como una pareja de Toco piquirrojo (Tockus erythrorhynchus) y finalmente dimos con el deseado Serín gorgigüaldo (Serinus flavigula). Había un grupo de unos 10 ó 12 perchados en un árbol cercano y los pudimos disfrutar un buen rato. Misión cumplida.

Rápidamente tuvimos que emprender el viaje, porque nos quedaban unos 400 km. hacia Awash, vía Addis Abeba.

A Awash llegamos sobre las 21:30 horas, después de haber parado a comer en el camino y haberse dado muchas anécdotas.

Es indescriptible poder contar tantas cosas que te ocurren allí en tan poco tiempo, y muy difícil contarlas de una manera que se pueda entender todo tal y como lo he visto. Cada 10 metros hay una foto de gente, de un pueblo, de una costumbre o forma de hacer las cosas de la población, de un niño acarreando ganado, de......

Era una delicia parar en cualquier poblado y rodearte de chavales que simplemente quedaban asombrados de verte cerca. Elías me contó cuando paramos en mitad de un camino y bajé a darle un lapicero y unos caramelos a un niño que guiaba una veintena de camellos (por cierto, los caramelos se le caían de las manos sin dejar de mirarme a la cara fijamente), que la actitud de asombro de aquel niño al acercarme a él, se debía a que posiblemente no había visto nunca tan cerca a un hombre blanco, "puff, madre mía, pensé". Realmente ese fue un momento de los que llega hondo.

Poco más dio de sí ese día, mucho coche, pero siempre muy bien llevado por todos los integrantes del grupo.


Barbudo perlado
(Trachyphonus margaritatus

Martín pigmeo africano (Ceyx pictus)

Colegio en Ankober




Paco y Elías en el río Melka Gebdu

Toco abisinio (Tockus hemprichii)


Fatbirder's Top 1000 Birding Websites

© micuadernodecampo.com 2004
Web diseñada, mantenida y actualizada por Quique Marcelo

Página optimizada a 1024 x768