Ecuador 2023 (III)

Del 13 al 27 de junio

CRÓNICA (Parte I)
CRÓNICA
(Parte III)

Día 21 de junio

Zaysant ecolodge y viaje al Parque Nacional de Antisana



Colibrí del Chimborazo


Volcán Antisana


Remolinera ecuatoriana


Nuestro día comienza temprano con un buen desayuno en Zaysant ecolodge a las 6:30, seguido por la llegada de Alex a las 7:00 para recogernos. Aunque nuestra estancia aquí ha sido breve, no queríamos perder la oportunidad de capturar algunas imágenes de aves en sus jardines antes de partir, como el Chirigüe azafranado (Sicalis flaveola), Tordo renegrido (Molothrus bonariensis), Zenaida torcaza (Zenaida auriculata) y el único Mosquero cardenal (Pyrocephalus rubinus) del viaje.

Nuestro siguiente destino es el majestuoso Volcán Antisana y sus alrededores, un viaje que nos lleva más de una hora de trayecto entre espectaculares paisajes ecuatorianos.

Antes de llegar al área del volcán, hacemos nuestra primera parada para buscar dos especies de cinclodes: la Remolinera común septentrional (Cinclodes albidiventris) y su prima mayor la Remolinera ecuatoriana (Cinclodes excelsior). Rápidamente los avistamos, junto con Yal plomizo (Geospizopsis unicolor), Caracara carunculado (Daptrius carunculatus) y Avefría andina (Vanellus resplendens).

Continuamos nuestro viaje ascendiendo por la carretera hasta la planicie donde se encuentra el volcán hasta que nos detenemos en unos arbustos con flores naranjas donde nos dice Alex que es una buena zona para buscar al Colibrí del Chimborazo (Oreotrochilus chimborazo), ya que suele estar alimentándose por esa zona. En ese momento tenemos la suerte de ver nuestro primer Cóndor andino (Vultur gryphus) del viaje, seguido del bonito colibrí por el que hicimos la parada y que nos da la oportunidad de tomarle alguna foto.

Una vez en la planicie paramos en busca de otras de las especialidades de la zona. Rastreamos con los prismáticos hasta que divisamos la majestuosa Bandurria andina (Theristicus branickii), una especie extraordinaria que estábamos ansiosos por encontrar. En el camino y al cruzar un puente de una zona encharcada, nos sorprende encontrar a una solitaria Cerceta andina (Anas andium), un bonito pato que nos brinda la oportunidad de capturar algunas fotografías.


Tororoí leonado


Pepa por las planicies del Antisana


Bandurria andina

Luego, llegamos a la Laguna Mica, una extensa laguna al pie del Volcán Antisana que es conocida por su variedad de aves acuáticas. Aquí, en el área de control para el acceso, disfrutamos de la presencia de un Tororoí leonado occidental (Grallaria quitensis) bastante confiado, una hembra de Colibrí del Chimborazo (Oreotrochilus chimborazo) y un Canastero flamulado (Asthenes flammulata). También, antes de acercarnos a la laguna, Alex siguiendo las indicaciones de una amiga suya a través de un audio, nos lleva al posadero de un Búho americano (Bubo virginianus), donde podemos admirar esta criatura espectacular.

Ya con la laguna a la vista, desde la distancia podemos ver las especies acuáticas que andábamos buscando, Malvasía andina (Oxyura ferruginea), Ánade maicero (Anas georgica), Focha andina (Fulica ardesiaca), Zampullín plateado(Podiceps occipitalis), Gaviota andina (Chroicocephalus serranus), etc., a las que dedicamos un rato para tomarlas alguna foto.

De regreso hacia la salida del parque nacional, nos entretenemos observando a un grupo de Ciervos de cola blanca (Odocoileus virginianus), luego, paramos para almorzar en el famoso restaurante Tambo Cóndor, donde vemos y fotografiamos a la estrella del lugar, el Colibrí gigante (Patagona gigas) y otras especies como el Pinchaflor negro (Diglossa humeralis), el Colibrí rutilante (Colibri coruscans), el Colibrí cobrizo (Aglaeactis cupripennis), el Metalura tiria (Metallura tyrianthina), y el Silfo celeste (Aglaiocercus coelestis), entre otros.

Con el reloj marcando las 16:00 horas, emprendemos un largo viaje hacia nuestro próximo alojamiento, Estancia La Campiña en Nono, atravesando los monumentales atascos de Quito.


Laguna de Secas desde Tambo Cóndor


Laguna de Secas desde Tambo Cóndor


Colibrí gigante



Día 22 de junio
Reserva biológica Yanacocha y viaje a Mindo


Avefría andina


Cartel en la entrada de la reserva


Colibrí aliazul

Empezamos temprano nuestra jornada, eran las 6 de la mañana cuando estábamos cargando nuestras maletas en el vehículo de Alex. Con nuestro desayuno empacado por la Estancia la Campiña, nos dirigimos hacia Mindo, con una parada planeada en la Reserva Biológica de Yanacocha, propiedad de la Fundación Jocotoco.

Yanacocha, es una reserva ubicada en la Parroquia de Nono, siendo la Fundación Jocotoco quien la tiene en propiedad. Aclarar que una parroquia en Ecuador es una división territorial de menor rango que un cantón. Según Alex, la Fundación Jocotoco tiene más de 100.000 hectáreas en Ecuador que están destinadas para proteger la fauna y su hábitat.

El viaje desde la Estancia la Campiña nos llevó más de una hora hasta llegar a la reserva, situada en la vertiente opuesta del volcán Pichincha. En el camino, nos sorprendieron un buen número de Avefrías andinas (Vanellus resplendens) en una zona de aparente ganadería, ofreciéndonos un buen momento para poderlas fotografiar.

Al llegar a Yanacocha, nos recibió el personal de la reserva, quienes, anticipados por la comunicación previa de Alex, ya habían preparado los comederos de colibríes y dispuesto bananas para atraer a las aves. Entre ellas, pudimos disfrutar de la presencia de un hermoso Colibrí cobrizo (Aglaeactis cupripennis), además, Pinchaflor enmascarado (Diglossa cyanea), Piojito alifranjeado (Mecocerculus stictopterus), Piojito gargantilla (Mecocerculus leucophrys) y Cucarachero rufo (Cinnycerthia unirufa), entre otros.


Reserva de Yanacocha


Trepatroncos montano


Yanacocha desde el sendero principal

Después de caminar durante quince minutos por un sendero, llegamos a otro área con comederos de colibríes, donde nos esperaba un miembro del equipo de la fundación. Aquí, tuvimos el privilegio de presenciar la alimentación de un Tororoí ecuatorial (Grallaria saturata), que recogía lombrices para alimentar a su polluelo que andaba cerca.

Entre los colibríes y otras aves que fueron entrando poco a poco a los comederos, pudimos ver y fotografiar Calzadito de Mosquera (Eriocnemis mosquera), Colibrí aliazul (Pterophanes cyanopterus), Colibrí picoespada (Ensifera ensifera), Colibrí aterciopelado (Lafresnaya lafresnayi), Calzadito colilargo norteño(Eriocnemis luciani) y Tangara ventriescarlata (Anisognathus igniventris), por nombrar algunos.

Aunque el tiempo se nos pasó muy rápido en esos comederos, finalmente regresamos a la entrada del parque para disfrutar de un almuerzo en su restaurante. Después y antes de partir, aproveché para capturar alguna que otra imagen de Pava andina (Penelope montagnii) y Atlapetes pechiamarillo (Atlapetes latinuchus).

Después de una breve pausa, emprendimos nuestro rumbo hacia Mindo, pueblo donde Alex reside y donde nos vamos a alojar en el hostal El Descanso para los últimos días de nuestro viaje. En el trayecto, hicimos una parada estratégica para fotografiar algunas especies como Trepatroncos montano (Lepidocolaptes lacrymiger), Cachudito piquinegro (Anairetes parulus) y Reinita crestinegra (Myiothlypis nigrocristata), entre otros.

Llegamos a Mindo pasadas las 19:00 horas, cansados pero contentos por las experiencias vividas en el día. Después de registrarnos en el hostal y refrescarnos con una ducha, nos dirigimos al pueblo para cenar, cerrando así una jornada llena de naturaleza y aventura.


Colibrí picoespada


Tororoí ecuatorial


Atlapetes pechiamarillo


Día 23 de junio
Birdwatchers house y alrededores de Mindo


Entrada de Birdwatchers house

Colibrí pectoral


Camino en Birdwatchers house

El despertador suena a las 4:30 de la mañana. Quedé con Alex en la puerta de nuestro alojamiento a las 5 en punto. Nos dirigimos hacia un lugar llamado Birdwatchers House, un sitio espectacular que cuenta con comederos de colibríes, un escondite con luz para atraer insectos, charcas con posaderos para obtener fotos con reflejos, y más. Un auténtico paraíso ubicado a una hora de Mindo.

Llegamos al lugar con poca luz, el día apenas comenzaba a amanecer. Estacionamos y sigo a Alex por un sendero hasta llegar al escondite de luz para insectos. Al llegar al hide, y asomarme a ese escenario, veo que a ambos lados se encuentran instaladas dos pantallas de tela blanca donde los insectos se posan atraídos por la luz que las ilumina.

Nada más llegar y observar el lugar, ya comienzo a imaginar las aves que vendrán atraídas por este reclamo. Y así es, todavía en semioscuridad, podemos presenciar el desfile de aves que se acercan. El primero que avistamos es un Trepatroncos picofuerte (Xiphocolaptes promeropirhynchus), seguido por Atlapetes tricolor (Atlapetes tricolor), Bienteveo ventridorado (Myiodynastes hemichrysus), Mosquero amarillo (Myiophobus flavicans), Cucarachero pechigrís (Henicorhina leucophrys), Chara turquesa (Cyanolyca turcosa), Zorzalito sombrío (Catharus fuscater), Trepamusgos cabecirrayado (Thripadectes virgaticeps), Reinita crestirroja (Myiothlypis coronata) y por último entra un Trogón enmascarado (Trogon personatus) ya con una luz aceptable para la fotografía.

Alrededor de las 7:00, la actividad disminuye considerablemente. Por un lado, la mayoría de los insectos ya han sido devorados, y por otro, la oscuridad de la noche ha dado paso al día, por lo que apenas llegan más insectos. Regresamos hacia el coche y en ese momento puedo apreciar lo bien cuidado que está el lugar, diseñado para deleitar a todos los observadores de aves y fotógrafos que lo visitan.

Alex me cuenta que Vinicio, el propietario del sitio, es fotógrafo, y eso se nota en cada detalle: posaderos bien cuidados, comederos de colibríes con flores, dos charcas con reflejo, y para rematar, un buen café con leche que nos sirven. Todo un lujo.


Tucán piquiplano


Colibrí sietecolores


Trogón enmascarado

Lo siguiente es fotografiar una pareja de Tucán piquiplano (Andigena laminirostris) que se acerca a las bananas, seguidos por un buen número de colibríes, incluyendo Inca pardo (Coeligena wilsoni), Brillante pechigamuza (Heliodoxa rubinoides), Brillante emperador (Heliodoxa imperatrix), entre otros. En las charcas con reflejo se acerca el Cabezón tucán (Semnornis ramphastinus), la Tangara aliazul (Anisognathus somptuosus), el Cerquero negrilistado (Arremonops conirostris), entre otros.

Ha sido una mañana alucinante en la que he capturado numerosas fotografías. Decidimos regresar a Mindo, pero antes de llegar, hacemos una parada en un bosque donde vemos Carpinterito oliváceo (Picumnus olivaceus), Cuco ardilla común (Piaya cayana) con una Rana de Cristal en el pico, Loro alibronceado (Pionus chalcopterus) y un camuflado Nictibio urutaú (Nyctibius griseus), descubierto por Alex gracias a las indicaciones de un amigo por teléfono.

Almorzamos en un restaurante cercano y por la tarde visitamos un mariposario cerca de Mindo, a petición de Iris, quien tenía muchas ganas de conocerlo. Luego, pasamos el resto de la tarde paseando por los alrededores de Mindo, donde vemos una variedad de especies, como Piojito guardarríos (Serpophaga cinerea) y Mosquero negro (Sayornis nigricans) en el río Esmeraldas, además de Titira piquinegro (Tityra inquisitor), Pepitero gorjicanelo (Saltator maximus), el Copetón capirotado (Myiarchus tuberculifer), y la Tangara golondrina (Tersina viridis), entre otros.

Cansados después de un día agotador, regresamos al alojamiento, cenamos, nos duchamos y a dormir.


Cabezón tucán


Cuco ardilla común


Tangara de antifaz


Día 20 de junio
Rcta

CRÓNICA (Parte I)
CRÓNICA
(Parte III)

Fatbirder's Top 1000 Birding Websites

© micuadernodecampo.com 2004
Web diseñada, mantenida y actualizada por Quique Marcelo

Página optimizada a 1024 x768